728 x 90

La postura de México y Brasil en la Cumbre por la Democracia fue “autónoma” e “independiente”

<strong>La postura de México y Brasil en la Cumbre por la Democracia fue “autónoma” e “independiente”</strong>

Los Gobiernos de México y Brasil se negaron a respaldar la condena a la operación militar especial rusa en Ucrania contenida en la declaración de la segunda edición de la Cumbre por la Democracia organizada por Washington. ¿Qué indica esta decisión de los más poderosos países de Latinoamérica?

En el caso de México, el país latinoamericano suscribió el documento, pero con una reserva en la que mantuvo su rechazo al párrafo del texto que asegura que los países firmantes deploran las consecuencias de la operación militar especial de Rusia en Ucrania.

Para la especialista en historia diplomática de Rusia y su política exterior por la Universidad de San Petersburgo, Imelda Ibáñez, la decisión del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se sitúa en un escenario de transformaciones de la política mundial que se están llevando a cabo “y de las cuales estamos siendo testigos desde hace un año, como resultado del impacto de la crisis en Ucrania a nivel mundial”.

“Las proyecciones en cuanto a política exterior, sobre todo de las grandes potencias, nos muestran hasta qué grado se presentan estos cambios. Por un lado está esa unipolaridad que pretende seguir teniendo la influencia no solamente regional, sino mundial. Y por otro lado, ya tenemos la proyección de la creación de un esquema multipolar, en donde las políticas exteriores buscan un equilibrio para negociar y cooperar bajo el llamado equilibrio de interés, representados por Rusia, China y otras potencias regionales que poco a poco están proyectando sus políticas exteriores de manera autónoma e independiente”, detalló la estudiosa en entrevista para Sputnik.

En ese sentido, la internacionalista destacó que, en el caso de México la proyección de su política exterior es autónoma, además de que en este caso no se dejó influir por Estados Unidos, que movió a varios países, “sobre todo a los euroatlánticos, los países latinoamericanos o asiáticos, para imponer sanciones a Rusia”.

Por otro lado, la analista internacional explicó que Rusia ve en México a un socio estratégico a largo plazo. Por ello, la política exterior de López Obrador tiene como objetivo “mantener ese equilibrio de interés (…) con Estados Unidos, porque también es cierto que geopolíticamente estamos cercanos a los intereses estadounidenses; pero la diversificación que el [presidente mexicano] tiene como objetivo (…) es lograr el equilibrio de interés en la relación bilateral con Rusia”.

Es por ese motivo que el jefe de Estado mexicano “se mantuvo al margen de firmar completamente esta acta (…) que pretendía presionar simbólicamente a Rusia para retirar esta operación de territorio ucraniano”, apuntó la especialista.

Al mismo tiempo, la también académica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) recordó la posición del presidente de México en torno a la democracia como forma de Gobierno y, especialmente, sobre el respeto a la autonomía en la toma de decisiones que tienen que ver con políticas internas, así como el respeto al principio de no intervención.

La Cumbre por la Democracia es para reafirmar “la hegemonía de EEUU” en el mundo

En el caso de Brasil, el presidente Luiz Inacio Lula da Silva se rehusó a firmar la declaración debido a que no está de acuerdo en la utilización de la Cumbre por la Democracia para condenar las acciones rusas.

Adicionalmente, el mandatario brasileño precisó que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es el espacio idóneo para discutir lo correspondiente al conflicto entre Ucrania y Rusia.

Al respecto, Guzmán consideró que el mandatario del gigante suramericano regresó a generar una transformación a su país luego de que estuvo bajo la influencia del ahora expresidente Jair Bolsonaro y, por lo mismo, orientado a otro tipo de política exterior.

“Regionalmente se puede conformar una decisión en cuanto a reforzar la proyección de intereses de política exterior, sobre todo por parte de Brasil, de Argentina, de México, vamos a ver si también de Colombia, de Venezuela, por supuesto. Obviamente Estados Unidos va a buscar tener influencia en América Latina y lo va a buscar de todas las formas, lo está haciendo, la Cumbre por la Democracia es simplemente un mecanismo para proyectar su política exterior unilateral”, apuntó la estudiosa de la política internacional.

Ante ese escenario, consideró Ibáñez, la forma en la que el presidente brasileño proyecta su política exterior es, al igual que la de Andrés Manuel López Obrador, autónoma e independiente de la influencia estadounidense.

“Él quiere tener presencia en todo este proceso de alto al fuego, del llamado a la paz, incluso ser parte de los mediadores (…) para buscar la paz y negociar de qué forma se da esta situación en cuanto al control de esta crisis entre Ucrania y Rusia”, enfatizó la docente de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la universidad pública más importante de México.

De Sputnik

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *